-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics --

En referencia a la valuación de la calidad de un alimento para mascotas, es ampliamente conocido que una gran cantidad de los compradores tienen enfocada su atención en los niveles de proteína y grasa que contiene un producto.

También es cierto que la industria se preocupa cada vez más por hacer patente la calidad de la proteína de sus alimentos, poniendo énfasis principalmente en la cantidad de ingredientes de origen animal que contienen.

Esta afirmación es bastante correcta, aunque en realidad hay que tomar en cuenta muchas consideraciones más al seleccionar las fuentes de proteína que serán utilizadas en un alimento para mascotas; veamos algunas de ellas:

CALIDAD NUTRICIONAL

El término calidad en la proteína se refiere principalmente al balance de aminoácidos esenciales que contiene.

En general la idea es que dicha proteína contenga todos los aminoácidos esenciales en una cantidad adecuada para el organismo que consumirá el alimento. Por lo anterior la calidad de la proteína es específica de la especie para la cual se esté utilizando.

Las diferentes fuentes de proteína tienen niveles variables de los distintos grupos de aminoácidos. La pasta de soya tiene niveles bajos de aminoácidos azufrados, mientras que las harinas de pollo, cerdo y res tienen niveles adecuados de estos nutrientes.

La proteína del huevo es una excelente fuente de aminoácidos esenciales aunque hay que tomar en cuenta que este ingrediente es muy caro en el mercado. Las harinas de pescado tienen niveles altos de Lisina y Tirosina, comparativamente con otras fuentes de proteína de origen animal y vegetal.

INTERACCIÓN NUTRICIONAL CON OTROS NUTRIENTES

Al diseñar una fórmula hay que tomar en cuenta todos los nutrientes que aporta, no únicamente el que contiene en mayor cantidad (ejemplo proteína en harinas de origen animal y pastas de oleaginosas, carbohidratos en granos, etc). Un ejemplo de dicha afirmación se observa con un nivel alto de inclusión de harinas de origen animal en un producto ya que esta acción demandará en muchas ocasiones la suplementación de Potasio en el producto ya que éste se convierte en un nutriente limitante por los relativamente bajos niveles que contienen estos ingredientes.

De la misma manera, específicamente en harinas de res y de cerdo, se debe cuidar el nivel de Calcio recomendado como tope en alimentos para mascota.

En cuanto al uso de proteínas de origen vegetal, siempre es recomendable ser cauto con los niveles de inclusión de pastas de oleaginosas (pasta de soya principalmente) por la probable aparición de flatulencias en las mascotas.

DIGESTIBILIDAD

Una medida muy interesante de calidad aplicada a ingredientes que representan fuentes de proteína animal es la digestibilidad en pepsina. Este método de laboratorio permite ayudar a predecir la calidad de un alimento para mascotas. Como sea, es muy importante anotar que es recomendable diluir la concentración de la pepsina en un decimal con el fin de tener un panorama más claro acerca de la calidad de los ingredientes analizados.

Algunas empresas utilizan como referente este método analítico para predecir la digestibilidad en productos terminados.

La técnica analítica de este análisis claramente menciona que esta metodología debe ser utilizada exclusivamente en fuentes de proteína de origen animal. La digestibilidad está altamente relacionada a la calidad de la materia prima utilizada en la fabricación de las harinas, por lo anterior es recomendable trabajar muy de cerca con los proveedores para lograr una calidad consistente en las harinas de origen animal.

SEGURIDAD ALIMENTARIA

Este punto es de vital importancia no solo para las fuentes de proteína de origen animal sino también para las de origen vegetal. Las proteínas de origen animal deben ser monitoreadas desde el punto de vista microbiológico para evitar ingresar agentes patógenos a la fábrica. También es muy importante evitar adquirir harinas de origen animal que no tengan tratamiento con antioxidante o que estén en proceso de rancidez ya que el posible rechazo del producto por parte de la mascota por este hecho es solo un punto a tomar en cuenta.

La inactivación de las vitaminas liposolubles se convierte también en un problema potencial durante la oxidación de la grasa del alimento.

Los ingredientes que son fuentes de origen vegetal deben ser revisados y monitoreados constantemente para niveles de aflatoxinas presentes.

PROCESAMIENTO

El tipo de equipo procesamiento que se tiene en la fábrica determinará en gran parte la formulación y los niveles de proteína de origen animal y vegetal que se utilizan en la formulación.

Una fórmula con altos niveles de proteína de origen animal dificulta una molienda fina consistente ya que dichos productos tienen una gran cantidad de grasa que provoca en muchas ocasiones el taponamiento de los orificios de las cribas.

De la misma manera este tipo de formulaciones complica la extrusión ya que la grasa de la harina que se procesará funciona como lubricante dentro del extrusor, dificultando la correcta cocción de los almidones presentes.

El uso de altos niveles de gluten de maíz en los alimentos para mascota provoca exactamente lo contario a lo mencionado anteriormente dentro del extrusor, es decir, este ingrediente contribuye a frenar el trayecto de la harina dentro del extrusor.

Como conclusión, los términos alta proteína y proteína de calidad en general deben ser utilizados responsablemente, tomando en cuenta los puntos mencionados anteriormente y siempre procurando proporcionar nutrición y bienestar para las mascotas.

Miguel Angel López Asesor Independiente