-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics -->

Es muy importante monitorear constantemente el desempeño de todos nuestros productos durante la duración de su ciclo de vida. Obviamente existen pruebas que solo se realizan previamente al lanzamiento, pero hay otras que deben hacerse regularmente para saber que estamos cumpliendo con los atributos que originalmente diseñamos.

DEFINICIÓN DE DESEMPEÑO

Independientemente del trabajo realizado por el equipo de Mercadotecnia referente a la comunicación de imagen y característica del producto en el empaque, debe establecer claramente los alcances esperados en cuanto a su desempeño con los compradores y mascotas.

Un reto primordial a cubrir en cuanto al dueño de la mascota, consiste en cumplir con las expectativas de formas, texturas, colores y aroma de los alimentos; de no lograrlo el producto nunca llegará a ser ofrecido al perro o al gato. En cuanto a las mascotas se refiere, todos los productos deben de cumplir con un mínimo de atributos para poder ser exitosos los cuales principalmente son los siguientes: cumplimiento de los requerimientos nutricionales para los que el alimento fue diseñado, aceptación y preferencia del alimento, cantidad y consistencia de las heces.

Existen atributos establecidos en cierto tipo de dietas especializadas (alimentos de prescripción) que deben ser evaluados con protocolos específicamente desarrollados para probar su desempeño.

CUMPLIMIENTOS DE REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES

Existen diferentes entidades a nivel mundial (AAFCO, NRC, FEDNA) que han establecido niveles mínimos y máximos de nutrientes para las diferentes etapas de la vida de las mascotas; es muy importante tomarlas como referente para diseñar correctamente productos que cumplan con el desempeño nutricional esperado; adicionalmente existen también publicaciones muy valiosas especificas con reportes sobre actualización y sugerencias de niveles de ciertos nutrientes.

La AAFCO establece protocolos de pruebas con animales para validar alimentos diseñados para etapas de crecimiento, gestación y lactancia y digestibilidad en perros y gatos.

GENERALIDADES

Previo al lanzamiento es muy importante que se genere un lote industrial de alimento que cumpla con las especificaciones establecidas por las técnicas (fórmula, calidad de ingredientes, controles de proceso, etc.) este producto debe permanecer en bodega, preferentemente en su empaque final y con las condiciones de almacenamiento estándar por un periodo de 4 a 6 semanas previo a su evaluación, esto con el fin de tratar de “empatar” el tiempo que ha pasado en el canal de distribución el alimento de la competencia contra el cual se probará. Adicionalmente, debemos contar con los valores analíticos básicos de dicho producto (análisis químico proximal).

Paralelamente a la acción anterior, hay que evaluar contra que producto o productos de la competencia se comparará. Se sugiere escoger el líder local del mercado. Por supuesto dicho producto deberá permanecer al mismo segmento de mercado en el que participará nuestro nuevo producto.

Hay que recordar que la competencia está mejorando constantemente sus alimentos, por lo cual es muy importante repetir cada 6 meses las pruebas de aceptación y preferencia.

La colonia de animales que se utilice para las pruebas es también muy importante ya que existen algunas razas con tendencia a comer más, otras que es fácil que tengan problemas de digestión, mala consistencia de heces, etcétera.

ACEPTACIÓN Y PREFERENCIA.

La prueba de aceptación se realiza con el fin de documentar la cantidad de alimento consumido por el producto a evaluar durante un periodo específico de tiempo y a su vez compararla con las cantidades del alimento de la competencia consumidas durante el mismo periodo de tiempo.

Siempre se prueba un alimento individual por prueba y se utiliza por lo general colonias de entre 20 y 40 perros o gatos y los periodos a evaluar van de 7 a 15 días por alimento. Es muy importante documentar los datos individuales de cada animal con el fin de poder tener un mayor número de datos.

La prueba de preferencia en su versión de dos tazones es la más utilizada por la industria para evaluar el desempeño de un alimento en comparación con otro. Utiliza de 20 a 40 animales y su duración puede ser de 2  4 días.

Se ofrece una cantidad conocida de alimento en cada tazón, cuidando siempre que dicha cantidad sea más de la que puede consumir la mascota durante la sesión. Los tazones se presentan alineados frente al animal, uno a la izquierda y otro a la derecha, cuidando girar la posición de dichos tazones al día siguiente. La cantidad de tiempo que se ofrece el alimento para su consumo debe ser acorde a la fisiología del animal y en general es aceptado utilizar entre 15 y 20 minutos para los perros y 17 a 24 horas para los gatos. Obviamente tanto perros como gatos deben ser tratados como individuos con el fin de tener más observaciones, evitando alimentar en grupo.

Al final de la prueba tendremos mucha información valiosa para tomar decisiones. En general se reportan los consumos totales tanto en cantidad como en porcentaje por animal y en grupo, así como el radio de consumo (mayor/menor). Se recomienda asignar un porcentaje de diferencia en el consumo de ambas dietas que determine si el animal prefirió una dieta u otra; este valor se establece subjetivamente (ejemplo: 20%) y consiste en concluir si la diferencia entre consumo en porcentaje de ambos alimentos es menor al 20% entonces se considera un empate, por supuesto si es mayor se reporta como preferencia.

Al final de cada prueba de aceptación y preferencia se sugiere realizar una prueba estadística con el fin de determinar la contundencia de los resultados.

CANTIDAD Y CONSISTENCIA DE HECES

Un atributo de desempeño esperado por los dueños de las mascotas es que el alimento genere poca cantidad de heces con una consistencia firme. Por supuesto esto es muy variable dependiendo del segmento del mercado en el cual se participe el producto.

Para llevar este tipo de pruebas se recomienda tener una colonia de animales de al menos 20 individuos. El alimento se proporciona a libre acceso y se permite un periodo de aceptación de 3 días al menos antes de comenzar a monitorear los resultados. Después de esos 3 días se debe de monitorear la calidad de las heces de cada perro. Esto se hace al comparar las heces con una tabla de fotos de referencia. En general la escala de las heces nos determina que las heces no formadas y liquidas tienen una calificación de 0, mientras que unas heces secas y bien formadas su valor es de 100. Los otros valores de la escala son 25, 50 y 75. Existen disponibles escalas fotográficas realizadas por algunos fabricantes que nos pueden ser de mucha utilidad para calificar las heces.

En conclusión, es muy importante realizar pruebas con nuestros productos constantemente con el fin de saber que estamos cumpliendo con las expectativas de desempeño esperadas por nuestros compradores.

Miguel Ángel López.

Asesor independiente.