-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics -->

La fabricación de alimentos para gatos implica una serie de consideraciones específicas y diferentes a las que se toman en cuenta en los alimentos de perros. Estas deben tomarse en cuenta para poder tener éxito con el desempeño de los productos en el campo.

FORMULACIÓN

No es el fin de esta columna especificar detalles diferenciales en el metabolismo y fisiología de los perros y los gatos pero es muy importante que el nutriólogo tome en cuenta algunos puntos específicos.

Los gatos requieren una mayor cantidad de proteína que los perros.

Esto puede ser debido a que cuentan con una capacidad limitada de regulación a través de enzimas hepáticas del catabolismo de los aminoácidos.

En cuanto a aminoácidos, los gatos requieren de la Taurina, que forma parte estructural de algunos tejidos como la retina y el miocardio. La Taurina está presente en grandes cantidades en tejidos animales, por la que es importante tomar en cuenta esto al formular alimentos para gato.

En gatos es necesario que se tomen en cuenta niveles adecuados de los siguientes ácidos grasos: linoléico, linolénico y araquidónico. Finalmente, los gatos no pueden transformar los beta carotenos en retinol (que es la forma activa de la vitamina A), por lo que requieren que esta vitamina se proporcione en el alimento en la forma de retinol.

Algunos fabricantes añaden algún tipo de acidificante en la dieta. Existen diferentes tipos de ácidos que son muy difíciles de manejar en la planta, un ejemplo de ellos es el ácido fosfórico.

Por supuesto este tipo de sustancias requiere las instalaciones y manejo adecuados para la seguridad del personal y la correcta adición al alimento. Algunas personas afirman que la función de estos ácidos es el acidificar la orina, otras comentan que su uso es por cuestiones de palatabilidad. En general, la mayoría de los alimentos para gato, presentan un perfil ácido, que es agradable para la mascota pero en realidad la acidificación de la orina no debe de tomarse a la ligera ya que para lograrla es necesario balancear la formulación de cationes y aniones en el producto así como probar el alimento con gatos con protocolos de laboratorio que certifiquen dicha acidificación.

Finalmente, es muy importante mencionar que existen otros ingredientes diferentes a los ácidos que cumplen con esta función y son fáciles de manipular y adicionar, tales como el bisulfato de sodio.

DISEÑO DE FORMAS

En general las formas utilizadas en alimento de gatos cuentan con bordes afilados en las formas; se dice que esta característica es necesaria para estimular la salivación y por lo tanto, para mejorar la aceptación de las croquetas.

Textura del alimento.

La textura del alimento es definida por la fórmula, molienda, cocción y humedad del producto. Los gatos aprecian mucho las fórmulas altas en harinas de origen animal. Las harinas de aves son en general preferidas sobre las de cerdo, res o pescado.

Por su puesto es muy importante contar con ingredientes con niveles de rancidez controlados. En cuanto a la molienda, es muy importante contar con una molienda bastante fina para que el producto terminado sea más fácil de cocinarse, así como de definir mejor su forma.

Se menciona que a los gatos les gustan más los productos que son cocinados con una mayor cantidad de energía proporcionada durante la fricción en el extruder que los que se cocinan con una mayor cantidad de vapor.

Finalmente, a los gatos les gustan los alimentos crujientes, por lo cual los niveles bajos de humedad son apreciados por ellos.

En conclusión, todos los productos que fabricamos deben de tener su propia personalidad y esencia que consiste en tomar en cuenta detalles puntuales de formulación, calidad y proceso dependiendo no solamente del nicho de mercado dentro del cual participarán sino también del tipo de mascotas para la cual fueron diseñadas.

Miguel Angel López

Consultor