-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics --

El mercado de las mascotas es un nicho que se ha incrementado exponencialmente en los últimos años, junto con este crecimiento se ha diversificado la oferta de productos en el mercado, entre los cuales destacan los llamados masticables o “pet chews”. Pero, ¿son buenos para mi mascota?

La respuesta es un rotundo SI. Existe una gran variedad de ellos y sus funciones son diferentes, por lo que debemos identificar que es lo que deseamos hacer con nuestra mascota. Los pet chews hechos con 100% carnaza natural que pueden encontrarse en diferentes formas y sabores, son una excelente fuente de proteína, lo que dará a nuestro perro, un pelaje brillante, mantendrá sus dientes fuertes y limpios y al mismo tiempo, lo mantendrá entretenido evitando así que mastique nuestros muebles o calzado.

Como todo producto comestible, debemos estar atentos a la reacción del animal, porque al ser un producto alto en proteína y darlo en cantidades mayores a las recomendadas, puede resultar en heces fecales blandas, causando una impresión de que el producto hace daño.

Siempre vigile que la cantidad que ingiere no sea superior a lo indicado, y si son de primera introducción, brindar al perro pequeñas cantidades inicialmente, e ir aumentando la dosis a medida que pasan los días.

La carnaza es un producto altamente digestible de acuerdo a las pruebas realizadas con paneles “in vivo”, garantizando que los productos aportan proteína y la calidad de heces al consumirla se encuentran en el rango óptimo.

Otra de las posibles consecuencias, es que se note sangre en la carnaza cuando el perro está masticándola, generalmente, esto sucede porque el perro tiene gingivitis, es decir, las encías se le inflaman por la acumulación de sarro en su dentadura y al ejercer roce durante la masticación, las encías sangran, este es un proceso normal y conforme la dentadura se va limpiando, la inflamación baja y dejan de sangrar.

Para poder separar un pedazo de carnaza de la pieza inicial, el perro debe antes reblandecerla con su saliva, lo que hace que sea una deglución segura, sin embargo, el brindar al perro una carnaza en forma y tamaño adecuados a su raza, edad, peso y estatura, garantiza que los pedazos que ingiere no representen un daño a la salud.

Los perros de mayor edad y con dentadura menos saludable y los cachorritos con dentadura inicial, también pueden obtener beneficios de la carnaza, existen productos que se fabrican con la carnaza molida, los cuales se extruyen en diferentes formas, y son blandos y fácil de masticar.

El mercado ofrece gran variedad de formas y tamaños para escoger. También, existen carnazas con diferentes tipos de cárnicos adicionales como pollo, res, tocino y otros, los cuales son atractivos para los animales y están elaborados con carne de la mejor calidad, volviéndose seguro para tu mascota.

De igual forma y siguiendo las nuevas tendencias, existen premios masticables que están elaborados a base de harinas con alta proteína, carne y vegetales, con los mismos beneficios de la carnaza, pero sin contenerla, se ofrecen en una gran variedad de formas y sabores, adecuados para cada raza y tamaño de tu mascota.

Lo que es claramente demostrable en los estudios de digestibilidad realizados con este tipo de producto. Tienen gran aceptación con los animales y sus dueños están altamente satisfechos de ver a sus mascotas sanas y felices.

De la misma forma, estas nuevas tendencias, inspiran a los fabricantes a profundizar en las necesidades de los perros y realizar estudios que verdaderamente garanticen beneficios al consumirlos, aumentando la satisfacción de sus dueños.

A todos los niños y amantes de los perros, les gusta jugar con sus mascotas, y los “chews” ofrecen un excelente medio de entretenimiento para ambos, ya que disfrutan largo tiempo correteándose y aventando los premios para que la mascota los recoja y su dueño lo vuelva a aventar, pero es importante que al terminar este juego, se laven las manos y cara para evitar algún contratiempo estomacal.

Existen muchos mitos alrededor de la fabricación de los chews, sin embargo, las normas internacionales y los requerimientos de las grandes cadenas, obligan a las plantas a trabajar con altos estándares de calidad, sin embargo, hay un porcentaje de la población que cree que son tóxicos ya que imaginan que los procesos para blanquearlos dejan una gran cantidad de químicos en los productos.

La realidad, es que la piel, no absorbe químicos y no se depositan en ella, a diferencia de los músculos, lo que garantiza los procesos de blanqueo, sean seguros para el producto, lo cual se demuestra en los análisis de residuos tóxicos y veterinarios que tanto las normas como los clientes exigen y son demostrables.

En conclusión, estos masticables, ofrecen grandes ventajas al dueño y a la mascota, por lo que debemos estar seguros que ofrecérselos es garantía de inocuidad y aporte de proteína para la vitalidad de nuestras queridas mascotas.

Adriana BeltrÁn

SUMMMA