-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics --

La fibra dietética es un nutriente que a veces no se tiene en cuenta en la nutrición de los animales de compañía. Sin embargo, cada vez hay más evidencia que sugiere que las fuentes de fibra de celulosa y lignocelulosa son importantes para mantener la salud de las mascotas.

La investigación ha demostrado durante mucho tiempo los efectos positivos de la fibra en los alimentos para mascotas. La enfermedad dental en los perros, los síntomas de la bola de pelo en los gatos, la obesidad y la diabetes, así como otros problemas de salud se ha demostrado pueden ser mitigados con el uso de fibra en las dietas, y la industria de alimentos para mascotas está más que entusiasta de satisfacer estas necesidades. Aunque la fibra dietética tiene un gran potencial para mejorar la salud y la nutrición de los perros y gatos, se debe de tener precaución en las dietas de animales de compañía que contienen fibra.

Además de determinar la concentración más apropiada de inclusión de fibra dietética, se deben considerar las características específicas de la fuente de fibra empleada. Una fibra dietética ideal debería proporcionar buenas características de heces sin disminuir significativamente la digestibilidad de los nutrientes (Faheyet al., 2003). Las últimas investigaciones han demostrado que la incorporación de una fuente específica de celulosa y fuentes de fibra a base de lignocelulosa puede mejorar la salud y el bienestar de los animales de compañía.

EFECTOS EN LA SALUD DE LA FIBRA DIETÉTICA ESPECÍFICA, PURIFICADA Y FIBRILADA.

Los productos celulosa y lignocelulosa fibrilada, son productos naturales altamente purificados, que forman una red de fibra completamente insoluble. Estas fuentes de fibra se fabrican mediante un método especial para lograr una estructura de partículas muy fina y definida.

La técnica de fibrilación produce fibras con alto efecto capilar y actividad superficial. Investigaciones controladas han demostrado que la adición de dichas fibras de celulosa fibriladas en las golosinas masticables extruidas origina una textura más resistente y elástica, que promueve la masticación en perros (Beynen et al., 2010). Por lo tanto, las golosinas que contenían celulosa intensificaban el contacto con la superficie del diente, proporcionando así una limpieza mecánica efectiva.

Esto da como resultado una mejoría de la enfermedad periodontal en perros. El impacto de los productos de celulosa fibrilada sobre la gravedad de los síntomas clínicos de las bolas de pelo se evaluó en un ensayo, controlado con placebo. Los dueños de gatos registraron signos clínicos en un cuestionario. Agregar el 4% de celulosa en la dieta prueba, en comparación con la dieta de control disminuyó la incidencia total de vómitos, reflejos y tos en un 79%, 91% y 70%, respectivamente (Beynen et al., 2011).

En el marco de tres ensayos de alimentación independientes, se probaron dietas estándar para perros que contenían salvado de trigo o pulpa de remolacha versus alimentos secos con un contenido similar de fibra cruda, pero que contenían celulosa fibrilada. Todos estos tres estudios confirman que la inclusión de celulosa fibrilada en alimentos secos mejora la digestión, reduce el volumen de las heces y mantiene una consistencia óptima de las mismas. Este conocimiento puede ser implementado en la formulación y producción de alimentos para mascotas.

Hollenbeck

JRS