-- Global site tag (gtag.js) - Google Analytics -->

El volumen y consistencia de las heces son indicadores de la calidad de los alimentos para perros. Tres estudios independientes de alimentación en perros demuestran que la fibra rica en celulosa fibrilada reduce el volumen de las heces, mejora la digestión y mantiene una consistencia óptima en las heces.

A menudo se emplean argumentos de salud en la mercadotecnia del alimento para perros. Con frecuencia, estos argumentos no son fáciles de entender, mientras que la evidencia puede considerarse poco sólida o no verificable. Los argumentos que los propietarios de perros pueden verificar son probablemente más efectivos al determinar el comportamiento de compra. El volumen y consistencia de las heces son indicadores de salud intestinal y pueden ser calificados por los amos. En el presente se discute el impacto del tipo de fibra en la dieta, a nivel constante de fibra cruda en la dieta, sobre las características de las heces y la digestibilidad de los macronutrientes en los perros.

ALIMENTO PARA MASCOTAS Y HECES

Los amos a menudo revisan la consistencia de las heces de sus perros. La consistencia de las heces se considera un indicador de la calidad del alimento en términos de su digestibilidad. Se considera una consistencia óptima en las heces cuando éstas no son muy aguadas o blandas, y tampoco muy secas y duras. Dichas heces indican que existe una buena digestibilidad del alimento y buena salud intestinal. La consistencia óptima de las heces es un factor muy bien visto por los propietarios de los perros.

Muchos amos también prefieren heces de menor volumen y una baja frecuencia relacionada de evacuaciones.

TIPO Y CANTIDAD DE FIBRA

La fibra puede definirse como la porción de la pared celular de las plantas que es resistente a las enzimas digestivas del perro.

Los alimentos para perro producidos a nivel industrial contienen diversos tipos y cantidades de fibra. El componente de fibra está presente en los ingredientes vegetales principales o se agrega como pienso rico en fibra durante la preparación. Las fibras en la dieta pueden tener varias propiedades físicas y fisiológicas. A diferencia de las fibras insolubles, las fibras solubles forman soluciones viscosas y pueden ser degradadas a gran escala por la microflora intestinal. Por lo tanto, se encuentran más fibras insolubles que solubles en las heces.

El análisis de fibra cruda genera un resultado no específico de escasa relevancia fisiológica. Una práctica común es asumir que la fibra cruda no proporciona energía a los perros. Los alimentos para perros secos comunes contienen de 2 a 4% de fibra cruda. Los alimentos light pueden contener hasta 8% y las dietas veterinarias para perder peso contienen niveles más altos. Cuando se expresa en términos de materia seca, los alimentos húmedos contienen concentraciones similares de fibra cruda.

FIBRA FIBRILADA

Los preparados de celulosa y lignocelulosa son productos naturales, altamente purificados, que forman una red de fibra completamente insoluble. Las fibras a base de celulosa se elaboran mediante un método especial para lograr una estructura de partícula muy fina y bien definida.

La denominada técnica de fibrilación produce fibras con alta capilaridad y tensión superficial. Se ha demostrado a través de estudios controlados que la incorporación de preparados de celulosa en las golosinas masticables ayuda en el alivio de padecimientos dentales en los perros (Beynen et al., 2010) y dicha adición al alimento reduce los síntomas de bolas de pelo en los gatos (Beynen et al., 2011). Los tres estudios que se describen a continuación demuestran que la inclusión de Celulosa fibrilada en el alimento para perros mejora la digestión, reduce el volumen de las heces y mantiene una consistencia óptima de las mismas.

 

LA FIBRA FIBRILADA CONTRA LA FIBRA DE TRIGO

El experimento que comparó fibra fibrilada con la fibra de trigo fue realizado por Shiva Kumar y sus colegas (2012) en Privimi Animal Nutrition India. El alimento seco de control extruido consistió en 69% de cereales (harina de trigo, fibra de trigo, gluten de maíz), 20% de harina de aves, 6% de grasas y aceites y 5% de premezclas. La dieta de prueba contenía 3% de lignocelulosa fibrilada a costa de la fibra de trigo. Ambas dietas fueron isonitrogenadas e isoenergéticas; los contenidos de fibra cruda analizados fueron idénticos (2.1%).

Seis perros adultos con un peso de 30 a 42 kg fueron alimentados con las dietas. Se empleó un diseño cruzado. Se ofreció el alimento una vez al día, en una cantidad equivalente a los requerimientos energéticos de mantenimiento (REM).

Durante los últimos 5 días de cada periodo, se recolectaron las heces. La Tabla 1 documenta que las digestibilidades aparentes de la materia seca, proteína cruda, grasa cruda y carbohidratos (extracto libre de nitrógeno) se incrementaron con el consumo de lignocelulosa fibrilada. Los incrementos son estadísticamente significativos. Con base en los valores medios de alimento suministrado y digestibilidad de la materia seca, se calculó el resultado fecal de la materia seca. Para la dieta de control y la dieta con lignocelulosa fibrilada la excreción fecal de la materia seca fue de 169 y 149 g/día, respectivamente.

LA FIBRA FIBRILADA CONTRA LA PULPA DE REMOLACHA.

En la Universidad Libre de Berlín, Kröger et al. (2011)3 alimentó a 8 Beagles con alimentos secos con contenido de fibra cruda similar, pero que contenían ya sea pulpa de remolacha azucarera o lignocelulosa fibrilada.

La pulpa de remolacha seca contiene de 12 a 18% de fibra cruda, pero posee un alto contenido de fibra soluble (cerca de 20%) en la forma de pectina. La dieta de control contenía 12 % de pulpa de remolacha y la dieta de prueba contenía 2.7% de fibra fibrilada. Las dietas de control y de prueba contenían 3.1 y 2.4% de fibra cruda, respectivamente.

Se suministró cada dieta a los perros durante 8 a 12 semanas. La cantidad de heces producidas se determinó diariamente. Las heces recolectadas durante los últimos cinco días de cada periodo de alimentación fueron utilizadas para medir la digestibilidad de los macronutrientes.

La dieta de Celulosa fibrilada contra la de pulpa de remolacha redujo significativamente la cantidad de heces frescas de 168 a 94 g/día y elevó el contenido de materia seca de 29.7 a 42.3%. Por lo tanto, la producción de materia fecal seca se redujo de 50 a 40 g/día. Lo anterior indica que fibra fibrilada había incrementado la digestibilidad de la materia seca en la dieta. La tabla 1 muestra que la alimentación con Celulosa fibrilada en lugar de la pulpa de remolacha incrementó las digestibilidades aparentes de la materia orgánica en la dieta y de proteína cruda; las diferencias son estadísticamente significativas.

VOLUMEN Y CONSISTENCIA

Cuando se proporcionan dietas de contenido similar de fibra cruda, la ingesta de Celulosa fibrilada en lugar de fibra de trigo o pulpa de remolacha reduce la producción de heces frescas en los perros.

La reducción se ubica en un rango de 12 a 44% (figura 1).

El impacto del tipo de fibra en la dieta es la suma de los efectos causados por la adición de una fuente de fibra y la omisión de la otra. La influencia de fibra fibrilada puede ser específica debido a que se observa en comparación con dos fuentes de fibra diferentes. Celulosa fibrilada no es digestible y poco fermentable. Por lo tanto, la fibra fibrilada ingerido es excretado y mayores ingestas inducen una mayor producción fecal. Sin embargo, en comparación con otros tipos de fibra, la fibra fibrilada reduce la producción fecal y mantiene una consistencia óptima en las heces. La reducción de la producción de heces inducida con celulosa fibrilada se explica mediante el aumento observado en la digestibilidad de la materia seca, que a su vez es causada por el aumento en la digestibilidad de la proteína, la grasa y los carbohidratos. La baja digestibilidad de la dieta base parece mejorar el efecto promotor de celulosa fibrilada en la digestión. Se desconoce el mecanismo a través del cual fibra fibrilada estimula la digestión, pero podría estar relacionado con la formación de redes específicas en el contenido intestinal, lo que conlleva a un mejor acceso de las enzimas digestivas a sus sustratos. De manera alternativa, la fibra de trigo y la pulpa de remolacha pueden inhibir la digestión.

La calidad del alimento para mascotas, de acuerdo con la percepción de los propietarios de los perros, se relaciona con el volumen y la consistencia de las heces.

Los estudios aquí descritos indican que el tipo de fibra en la dieta es un factor determinante de las características de las heces y de la eficiencia digestiva. Estos conocimientos pueden implementarse en la formulación y producción de los alimentos para mascotas.

Fuente: Beynen, A.C. (2013): Fibrillated cellulose enhances digestión in dogs. AllAboutFeed Volume 21,No 8.

Más referencias por parte del autor se encuentran disponibles previa solicitud (beynen@freeler.nl)

Anton C. Beynen

  1. RETTENMAIER & SOEHNE