La importancia de las grasas en el alimento para mascotas

GENERALIDADES

Las grasas o lípidos son muy importantes en los alimentos para mascotas desde el punto de vista energético (son una fuente concentrada de energía, aportando 2.25 veces más la energía metabolizable que el que contienen las proteínas y los carbohidratos), palatabilidad, textura y medio de transporte de las vitaminas liposolubles. Ejercen en el organismo una labor funcional (son precursoras de hormonas y componentes de las membranas celulares) y son transportadoras de las vitaminas liposolubles. Los lípidos (ácido linoleico) ejercen un efecto de barrera al agua en la piel

Consisten en ácidos grasos libres ligados ya sea a una molécula de glicerol para formar triacilgliceroles o a fosfolípidos o algún alcohol animal o vegetal como el colesterol o el retinol.

Las fuentes son grasas de origen animal terrestre o marino y aceites de semilla y numerosas plantas. La composición de las grasas varía de acuerdo de la fuente de la que proviene, en general, las grasas de origen animal son del tipo saturado o monoinsaturado, mientras que los aceites marinos ya sea de peces o algas contienen una mayor cantidad de ácidos grasos del tipo n-3 (Ω3); los aceites vegetales se componen primordialmente de triacilgliceroles.

Los ácidos grasos Ω3 y Ω6 son esenciales para los perros y los gatos, en la mayoría de los casos los requerimientos pueden ser cumplidos usando ácido linoleico y α-linolénico. En algunas condiciones, como en el desempeño reproductivo de los gatos hembras, se requieren cantidades moderadas de ácido araquidónico.

NIVELES FORMULADOS

Los niveles de grasa utilizados en las dietas de mascotas varían de acuerdo al análisis de garantía del alimento. En la formulación de alimentos para mascotas, no es muy común instaurar un nivel mínimo de energía o ácidos grasas para las dietas ya que las cantidades de grasa cruda garantizadas en el alimento, aunado a la búsqueda de palatabilidad por parte del formulador, logran los niveles energéticos requeridos por las mascotas.

Específicamente en gatos los niveles de grasa añadidos son razonables aún en alimentos económicos mientras que, en perros, en alimentos económicos de mantenimiento (16% de proteína y 5% de grasa), los niveles añadidos llegan a ser muy bajos (incluso del 2%) ya que la harina en sí ya contiene cierta cantidad de grasa; por supuesto en este tipo de productos es muy importante monitorear los niveles de energía de la fórmula.

No obstante, los niveles mínimos de energía en general son fácilmente cumplibles en dietas para mascotas, siempre es importante monitorearlos, precisamente porque también es muy común contar con productos cuya energía es relativamente alta, además dichos valores nos ayudarán a ajustar las instrucciones de alimentación, lo cual contribuirá a disminuir la tendencia a la obesidad de las mascotas.

TIPO DE GRASA Y PALATABILIDAD

En general se observa que los aceites vegetales no aportan palatabilidad al alimento, en todo caso, su inclusión obedece a lograr algún tipo de funcionalidad nutricional. El aceite de pescado tiene un comportamiento similar a los aceites vegetales y es muy importante hacer notar que su olor puede ser desagradable para el dueño de la mascota. En general las 3 grasas utilizadas en la industria de pet food de Latinoamérica son la grasa de res, cerdo y pollo.

No existe un acuerdo en cuanto que grasa es más palatable para las mascotas. Algunas fuentes (NRC, 2006) declaran que la grasa de res es preferida sobre la grasa de cerdo y de pollo. En mi experiencia y basado en las pruebas que he visto, la grasa de cerdo es la más palatable, seguida de la de pollo y finalmente la de res. Otras fuentes difieren sobre esto, incluso este punto se ha complicado debido a que existen mezclas de diferentes fuentes que presentan muy buenos resultados. Como sea, independientemente de la fuente de grasa utilizada, es muy importante su calidad y estabilización.

TIPOS DE GRASA Y PROCESO

Es muy importante para el formulador el que la grasa sea añadida sobre la croqueta con el fin de obtener eficazmente su efecto de saborización, no obstante, muchas fábricas añaden entre 1 y hasta 3% de grasa en la mezcla (en general se observa en productos económicos que son altos en almidón y fibra). Esta práctica favorece la obtención durante la extrusión de croquetas de forma consistente, pero tiene como desventajas que son fácilmente quebrables y además el efecto de palatabilidad es mucho menor que el logrado cuando la grasa se añade de manera externa.

El otro extremo lo representan productos cuya grasa en la harina es sumamente alta (aproximadamente 5%). En este tipo de productos algunos extrusores presentan problemas para poder cocinar la masa y la grasa ejerce un efecto lubricante en el extrusor. En casos como este, es muy recomendable utilizar ingredientes que ayuden a “secuestrar” parte de la grasa con el fin de permitir la extrusión (fibra de celulosa micronizada).

Es muy importante contar con medios en la fábrica que nos permitan añadir la cantidad correcta de grasa. Idealmente el uso de bandas pesadoras conectadas a un PLC son la mejor opción en los sistemas continuos. Los sistemas de batch son los ideales para controlar la cantidad de grasa aplicada.

La temperatura de la grasa y del alimento son también esenciales para lograr su correcta aplicación y absorción. En general la croqueta debe encontrarse a unos 35-40 oC mientras que la grasa debe estar alrededor de 60-65 oC. El equipo aplicador también es esencial para una correcta adición de la grasa aunque no es tema de este artículo.

TIPOS DE GRASA Y BARRERAS DE EMPAQUE

Un punto que generalmente no es tomado en cuenta es el tipo de grasa y la barrera que se utiliza en el empaque. Se recomienda trabajar muy de cerca del proveedor de empaque ya que el alimento para mascotas es un producto considerado alto en grasa y se espera que haya filtración al exterior o un ingreso severo de oxigeno que promueva la rancidez y acorte la vida de anaquel del producto. En general se utilizan barreras tales como el polipropileno o el polietileno de alta densidad. Existen barreras más complejas que son utilizadas en productos más especializados tales como los semihúmedos.

CALIDAD Y ESTABILIZACIÓN

Es esencial que las grasas y aceites que se utilicen en la fabricación de los alimentos sean de calidad para lo cual es muy importante monitorear el nivel de ácidos grasos libres, rancidez, humedad, insaponificables, humedad e impurezas.

Miguel Ángel López

Asesor Independiente 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *