,

Alergias alimentarias en mascotas

Las intolerancias y alergias alimentarias son una preocupación común en un gran número de propietarios de mascotas. Como resultado, la industria de alimentos para mascotas tiene el reto de crear soluciones innovadoras que prevengan las intolerancias y alergias alimentarias a ingredientes clave dentro del proceso producción.

¿Qué son las alergias alimentarias?

En las mascotas es importante saber diferenciar entre una alergia y una intolerancia alimentaria. Una alergia alimentaria es desencadenada cuando el sistema inmune del tracto digestivo de la mascota reacciona a un fragmento del alimento. La porción del alimento que ejerce la respuesta inmune se le llama alérgeno y es típicamente formado por proteína.

Los síntomas pueden involucrar vómito, diarrea e inflamación. Se presentan reacciones en la piel como inflamación, comezón e irritación. Los síntomas también pueden comprender infecciones secundarias de los oídos, patas y otras partes del cuerpo. Una intolerancia al alimento es causada por la poca habilidad del tracto digestivo para digerir alguna substancia de la dieta, frecuentemente debido a la falta de alguna enzima.

RECOMENDAMOS: Dieta libre de grano ¿Es buena?

La intolerancia es típicamente más persistente y menos reconocible en su apariencia y puede ser más difícil de diagnosticar que una alergia alimentaria. Esto provoca que los síntomas de la intolerancia alimentaria varíen ampliamente y puedan aparentar ser síntomas de alergia alimentaria

¿Cómo puede la industria de los alimentos para mascotas ofrecer SOLUCIONES a las alergias alimentarias?

Existen dos maneras que la industria de los alimentos para mascotas puede ofrecer dietas terapéuticas a los dueños de las mascotas. La primera es proveer dietas consistentes en recetas sencillas con ingredientes nuevos (ingredientes que la mascota no haya comido antes). Esta ruta tiene algunos obstáculos potenciales. Primeramente, la diversificación de los alimentos para mascotas en la última década ha traído una amplia variedad de nuevas líneas de productos, ya sea alimentos o premios.

Tanto las tiendas grandes o boutique tienen en sus anaqueles nuevas fórmulas y nuevos ingredientes que proveen a los clientes de una gran variedad de opciones. Mientras que esto es muy bueno para los perros y gatos, hace difícil determinar todas las fuentes potenciales de proteína a la que ha sido expuesta la mascota al haber consumido estos productos. Otro riesgo es la exposición crónica a cualquier proteína que eventualmente pueda desencadenar una alergia. No sucede a menudo, pero es una consideración que siempre hay que tener en cuenta.

RECOMENDAMOS: Alimento premium ¿es realmente la mejor opción?

Finalmente, producir una cantidad suficiente de una proteína novel que sea sustentable y eficiente en costos puede ser un gran reto. Otra opción es proveer una dieta consistente de fuentes de proteínas hidrolizadas. Estos procesos de hidrólisis modifican las características físicas de las moléculas de las proteínas, haciéndolas más pequeñas, alterando su forma y cambiando su perfil potencial de sabor. La reducción en tamaño no únicamente reduce el riesgo de estimular una respuesta alérgica sin que además los péptidos y los aminoácidos son más fácilmente de ser digeridos por el tracto gastrointestinal y por lo tanto son mejor absorbidos.

Fuente: Revista PetFood Latinoamérica abril-mayo

PetFood Latinoamérica también en

Facebook

Twitter

Linkedin

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *